Momentoo en que se leía la condena en contra de José Pérez. Fotografía TDN

Sucesos
  • Delito se había cometido hace 30 años
  • También jueces recalificaron dos delitos y lo absuelven de otro

El comerciante José Manuel Pérez Alvarado  de 63 años de edad, deberá de pagar una pena de ocho años de prisión por un delito de violación,  cometido según la Fiscalía, contra su hija de cinco años de edad, el por tanto se leyó ayer a las 5:20pm en la Sala de Juicio #1 de los Tribunales de Turrialba.

El tribunal, en la lectura de la condenatoria, dijo que era creíble la versión de la hija del imputado, Tamara Pérez Méndez, y que se rechazaba el argumento de la defensa en decir que todo se trataba de una situación  para perjudicar el nombre y bienes del comerciante.

Ya que según los jueces Juan José Bonilla, Manuel Rivera y Simón Guillén,  las pruebas de descargo no tenían elementos de justificación.

La condena  puesta,  de manera unánime,  es la mínima para este tipo de delitos, además el pago de daño moral se estableció en ¢10 millones.

Aunque la Fiscalía y la parte querellante a  cargo del abogado Carlos Gómez, solicitaron 75 años de prisión por siete infracciones denunciadas, y el pago de 150 millones.

Pérez fue absuelto de corrupción y los jueces recalificaron dos delitos de violación a abuso, por lo que no se podía condenar, ya que, la causa había prescrito, ya que para la época no se consideraba violación el uso de objetos (Leer los hechos).

Los denunciantes también solicitaron prisión preventiva, pero los jueces consideran que las condiciones del demandado no era para descontar desde ya con cárcel, empero consideraron que debe firmar cada mes y le impidieron salir del país, hasta que la sentencia tome firmeza. 

Pérez solía viajar a Cuba donde se le conoce con otro nombre.

El representante de la ofendida salió satisfecho con la resolución e indicó que el caso era complicado y que él debió de replantear la querella ya que se unió al proceso cuando este había comenzado, por renuncia del primer litigante.

Al final el  único delito condenado fue el que el jurista pudo establecer  en un tiempo y espacio.

Este medio intento conversar  con el condenado, su abogada Dayanna Nelson indicó que no querían referirse al caso.

Los hechos

Según la investigación de la Fiscalía los delitos ocurren en el barrio el Repasto de Turrialba en una propiedad familiar, donde estaba el taller y la casa de la familia entre 1989 y 1994 cuando la hija de don José tenía entre cinco y nueve años.

El terreno tenía en el patio una casita de madera para jugar, ahí específicamente se cometieron los delitos, atribuye la denuncia.

El condenado, señala la investigación,  aprovechaba su nexo familiar, para acercarse y jugar sexualmente con la niña, incluso en ocasiones le introdujo objetos y acceso carnal.

Le hacía ver a la niña que eso era un juego y que iba a sentir cosquillas en su cuerpo.

Todo esto ocurría mientras la madre trabajaba en el otro negocio familiar en el centro de Turrialba.

Estos hechos quedaron guardados en la memoria de la ofendida por largo tiempo, hasta que 17 años después (Noviembre del 2011) y a raíz de varias terapias sicológicas, logró armar lo sucedió en su niñez.

Se los comentó a su madre y fue cuando valoraron poner la denuncia penal por la experiencia vivida; además ya la ofendida en edad adulta y con mayor  madurez para enfrentar el proceso, mismo que comenzó en marzo del 2012.

Para ese entonces el hogar ya  había desintegrado por otras circunstancias y los bienes se habían dividido, dejando el usufructo de algunos al hoy  condenado.

TDN
Publicidad
AB Gym
Terapia Fisica Karen ALvarado

Otras noticias

  • La sele terminó líder con resultados pocos contundentes
  • Haití descendió a liga B

Foto archivo

Fútbol

  • Turrialba acabó en la última casilla del torneo
  • Estadio Labrador testigo del sufrimiento azucarero

Puriscal levantó los brazos ante Turrialba. Fototomada de LFS

Fútbol

  • Global acabó 6-5
  • Puriscal elimina por segunda vez a turrialbeños en semifinales